DE RUTA MEGALÍTICA POR CATALUÑA EN BTT

Nos vamos de marcha. De marcha en btt. Ciclismo puro para los maestros y artesanos de la bicicleta de montaña. Junto con TICTAC CRONO, DESKONECTA desde Cataluña, organiza el plan familiar perfecto en bici  para el domingo día 22 de enero en L’Empordá, Girona.

Un día lleno de emociones y pura adrenalina marcada por un recorrido de bicicleta espectacular. Ruta por el Megalítico del Alt Empordá en Girona para todos los públicos.

Marcha en btt ruta megalítica

Un marco incomparable, y es que el itinerario transcurre por uno de los parajes mas bellos de la zona. Belleza Megalítica.

Nuestro destino será Capmany  muy cerquita de la Junquera y del Parque natural de l’Albera, en el Alt Empordá. Aunque bien podríamos decir que el destino sea la Prehistoria.

 

Monumentos milenarios de piedra a lo largo de todo el recorrido, nos irán transportando a nuestros orígenes.

A nuestro paso, Dolmenes y Menhires nos irán perfilando una magnífica ruta para los amantes de la aventura,  del ciclismo y de la historia. Y por supuesto, para toda aquella persona que quiera disfrutar de un paisaje que te atrapa desde el primer momento. Un paisaje dibujado por figuras funerarias de piedra.

Menhir en marcha btt Girona

Estas construcciones nos han permitido conocer datos únicos de nuestros antepasados, de sus costumbres y formas de vida.

RUTA CIRCULAR

Una ruta circular que nos permitirá descubrir una zona de un valor natural de una riqueza indiscutible. Bosques de alcornoques, prados, carrizales y juncos rodean los Lagos de la Junquera, grupo de pequeños estanques y zona de humedales, que forman parte de este conjunto armonioso de la Naturaleza.

Deporte en bicicleta, la mejor manera de acercarnos a conocer y disfrutar de esta zona de Girona.

Nos gusta más que nada rodar con nuestra bici de montaña. Nos atraen los recorridos atrevidos y vigorosos. Disfrutamos como niños con nuevas rutas. No es una excusa. Es un motivo. Una razón poderosa para pedalear. Si el lugar es de ensueño, no tenemos que pensarlo mucho.

Nos vemos entre Menhires y bicicletas.

 

 

 

 

En E-bike por la comarca de Uribe (Bizkaia)

¿Las bicicletas son (sólo) para el verano?

Esta frase tan recurrente nos viene al pelo para tratar el tema de las bicicletas y las estaciones del año o… de las otras estaciones del año. Esas que no son el verano.

Vivimos en el Norte. En Bizkaia. Lluviosa, húmeda y verde. Fría, y áspera. De paraguas, botas y “txamarras”. Txirimiri, calabobos y jarrear. De todo esto sabemos un rato. Aunque está cambiando. Ahora es un norte más amable, templado, agradable, moderadamente lluvioso y de menos paraguas. Eso sí, igual de verde y armoniosamente abrupto. Y si antes en casa no nos quedábamos, menos ahora.

A los del norte, el mal tiempo nunca nos ha cohibido ni cortado a la hora de relacionarnos en la calle, de pasear por el campo o de salir al monte. ¿Vamos a dejar las bicicletas en casa durante todo el invierno?

Haciendo amigos por el camino

¡Al contrario! Ya sabemos que donde más se pedalea es en las ciudades del norte. Pero las de muy al norte. Como Amsterdam o Copenhague. Allí, las bicicletas son más abundantes en las calles que los coches. Por lo tanto, menos contaminación, menos estrés y más protagonismo de la ciudad y sus habitantes.

Así que en lo de utilizar la bicicleta, aquí, no vamos a ser menos. Eso sí, si el sol nos acompaña mejor que mejor.

entre-butron-y-munguia

Con nuestras bicis eléctricas disfrutamos de un precioso recorrido, del ejercicio y de un sol otoñal de esos que no se olvidan. Sólo hay que saber el tiempo que va a hacer y tener la suerte de tener tiempo.

Si contamos con esas premisas y la predicción acierta… ¡Que nada ni nadie nos frene!

El disfrute de esos días extraordinarios que el otoño nos regala con rayos de sol, no se pueden desperdiciar. Y si es pedaleando por caminos rurales, pistas boscosas entre colores ocres a la derecha e izquierda, rojos intensos desperdigados aquí y allá, y un azul de esos de verano de Benidorm arriba, es un subidón total.

a-punto-de-llegar-al-castilo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabíamos que el tiempo, en todas sus acepciones, estaría de nuestra parte. Con el track (itinerario) en nuestro dispositivo, sólo nos quedaba seguirlo. Eso sí, madrugón, que las noches ahora llegan antes.

Salimos de Getxo, la ruta nos lleva a Urduliz dirección al Castillo de Butrón en Gatika. Y de allí, a Munguía. El paisaje es indescriptible y la luz de noviembre lo hace todavía más bello.

En Munguía, bocata y ruta para Zamudio atravesando el Parque Tecnológico de Bizkaia por su bidegorri (carril bici) hasta el centro.

Desde Zamudio, viendo como cae el sol poco a poco, utilizamos el tren para regresar de nuevo a Getxo.

puente-arikondo-en-senda-oxinaga

 

Tucano UMA 3
Que cada vez se usan más bicicletas por las ciudades como transporte habitual, es un hecho indudable. Que cada vez son más las personas que se animan a montarse en una para desplazarse de un punto a otro en su lugar habitual de residencia, es una actitud cada vez más en alza. Qué es contagioso, ya lo sabíamos… pero había que dar los primeros “pedaleos”.

Por supuesto hay ciudades pioneras, tanto europeas como nacionales, que llevan años pedaleando y que son referentes mundiales, así que no tenemos la menor duda de que poco a poco seremos legión.

Una legión de “biciciudadanos” que abogan por la salud, por el deporte, por el ahorro y por ciudades más amables, más respetuosas con el entorno y sobre todo con las personas. Porque, como alguien dijo alguna vez, las ciudades o lugares que habitamos, están hechas para vivirlas y disfrutarlas, o así debería ser y como es bien sabido, caminando, en bici o en un medio de transporte público no solo conoceremos mucho mejor nuestra, a ciencia cierta, bella ciudad (¡anda! este edificio ..¿estaba aquí ayer?) sino que llegamos a los sitios mucho más relajados, con el sentido de la percepción más alto, el de la curiosidad más activado, el de la orientación más desarrollado y con una sonrisa ..y ¡cielos! puede que hasta nos sociabilicemos; eso que, hasta hace muy poco se denominaba:…”¿Y si preguntamos a alguien?”…Incluso corrías el riesgo de que ese “alguien” ante la duda de que te puedas perder te guiara unas calles más allá o incluso ya, rayando la locura, te acompañará hasta tu destino (gente así todavía existe. Doy fe).

Sin embargo, existen ciudades con algún obstáculo que otro que han frenado la proliferación de bicis en sus calles.

Con lo cual y llegados a este punto damos dos datos obvios:
1. Existe un elemento incompatible con viajar en un medio de transporte público y observar lo que nos rodea. El inseparable móvil. Elemento que nos impide levantar la cabeza y mirar alrededor.
2. Existen ciudades construidas en laderas de montes o en lo que fueron valles entre montañas y que con el tiempo fueron ganando terreno hacia las alturas, con lo cual, o tenemos un par de piernas muy robustas y una bici muy potente, o seguiremos sin animarnos a desempolvar la bicicleta y usarla.

Reflexiones que nos han llevado a la conclusión de que: ”no hay mal que por bien no venga” ni “mal que cien años dure” o lo que es lo mismo, La bicicleta eléctrica: Medio de transporte que nos permite llevar la cabeza alta disfrutando del entorno (siempre con un ojo puesto en el asfalto) y subir cuestas sin despeinarnos.

Esta conclusión y el hecho de vivir en una ciudad pequeña como Bilbao, (también conocida como “El Botxo” osea agujero) que se atraviesa en un pispás y donde sin embargo ganan por mayoría los vehículos de 4 ruedas contra los de 2, pero en la que se aprecia un, lento pero adecuado proceso de cambio para adaptarla a las bicis. por ende, a las personas, nos ha motivado a facilitar, desde nuestra modesta posición, esta “revolución” de la bici eléctrica.
Tucano y Mihatra, alguna de las marcas pioneras.
Mihatra E-Tico